Entradas con la etiqueta ‘Tiempo’

Lambic

El estilo de cerveza Lambic

se elabora exclusivamente en Bélgica y es uno de los más antiguos, ya que existen referencias a él desde hace más de 400 años. El Lambic surgió en el Valle del Zenne, en los alrededores de Bruselas y su nombre proviene del de la ciudad donde se elabora esta cerveza, Leembek.
El estilo Lambic incluye a un grupo de cervezas de fermentación espontánea, lo cual las convierte en unas de las cervezas más raras del mundo. En lugar de utilizar levadura, durante la elaboración de las Lambic se deja actuar a las levaduras salvajes del ambiente en el que se fermenta.
Otras de las características que diferencian a las Lambic de los demás estilos es que su proceso de elaboración dura varios años y para aromatizarla no se utiliza lúpulo, sino frutas. Aún así, las recetas de las Lambic llevan lúpulo, pero sólo por sus propiedades antisépticas naturales, ya que se utiliza un lúpulo viejo que no tiene aromas ni amargor.
Es muy difícil conseguir cervezas Lambic sin mezclar fuera de Bélgica, ya que casi todas las bebidas de este estilo que se elaboran allí son, posteriormente, mezcladas con frutas o refermentadas.
El estilo Lambic lleva en su receta entre un 30% y un 40% de trigo, el cual se utiliza en crudo, y el resto de grano de cebada, el cual es ligeramente malteado. Una de las formas de clasificación de las Lambic es su tiempo de maduración: si tiene menos de 6 meses, se la conoce como Lambic joven y si lleva un envejecimiento mayor, se le denomina Lambic vieja o añeja. La duración ideal del proceso de maduración de las Lambic varía entre uno y dos años.
Otro de los estilos de cerveza es el Lambic, cuya principal característica es su fermentación espontánea, a través de la utilización de sepas salvajes de levaduras.
Las cervezas Lambic surgieron en la ciudad de Lembeek, en Bélgica. Es una cerveza que sorprende por sus aromas, su carencia de carbónico y su acidez.
Dentro del estilo de las cervezas Lambic, podemos diferenciar varios subestilos:
Uno de ellos es la cerveza con frutas, es decir, a la cual se la han añadido frutas como material adicional fermentable o como sabor. Algunas de las frutas más utilizadas para elaborar estas cervezas son las frambuesas, las cerezas y el melocotón.
El segundo subestilo es la cerveza Gueuze, una mezcla de Lambics jóvenes y añejas. Como la lambic joven no ha fermentado del todo, todavía queda un poco de azúcar, se produce una refermentación en la botella, que produce una carbonatación con burbujas y espuma. Este tipo de cerveza tiene burbujas, aroma tostado y sabor ácido, lo cual la hace similar al champán.
El tercer subestilo es el Faro, cerveza que se obtiene a partir de una Lambic base. Son denominadas Faro aquellas cervezas Lambic a las cuales se les añade azúcar. Al igual que las Gueuze, las Faro requiere una refermentación, la cual no debe finalizar con el objetivo de que quede azúcar en la cerveza final. Las cervezas faro también son muy burbujeantes, lo cual las acerca al champagne.