Entradas con la etiqueta ‘Lager’

Tipos de Cerveza

Es importante conocer exactamente cuáles son las diferencias que radican entre los diversos estilos de cerveza artesanal para ser lo más específicos posibles mientras elaboramos la receta que escojamos.
Uno de los parámetros para distinguir los tipos de cerveza es su grado de fermentación. Siguiendo este criterio existen tres categorías: cervezas de fermentación baja, alta y espontánea.
Las cervezas de baja fermentación tienen un color claro (por eso también son denominadas “rubias”), algunas veces matizado con tonos dorados oscuros. Este tipo de cervezas están elaboradas con malta clara siguiendo el método de decocción y con levaduras que actúan a baja temperatura (de entre 6 y 10ºC).
Además, las cervezas de baja fermentación son las de un consumo más extendido en todo el mundo. De hecho, el 75% de las cervezas de origen belga son de baja fermentación. Algunas de las cervezas comercializadas de baja fermentación son las Pilsner, Bock, Export, Lager, Schwarzbier y Vienna. Se denomina cervezas especiales a aquellas que contienen una mayor cantidad de lúpulo o alcohol.
Por otro lado, las cervezas de alta fermentación están elaboradas con malta más oscura siguiendo el método de infusión y con levaduras que actúan a los 14 a 20ºC, las cuales fermentan en un plazo máximo de 5 días.
Las cervezas de alta fermentación son reconocibles por su color oscuro, típico de los estilos de Abadía, Trapenses, Ales, Reserva y Weizenbier. Existen muchísimos tipos de cervezas de alta fermentación, como así también marcas. Algunas de las más prestigiosas son las elaboradas en la región Valona de Bélgica.
Por último, las cervezas de fermentación espontánea sólo se elaboran en Bruselas y sus alrededores, próximos al valle del río Senne. Estas cervezas están elaboradas con un 70% de malta y un 30% de trigo candeal, ingrediente que las diferencia de todas los demás estilos.
La fermentación espontánea de este tipo de cerveza se da gracias al microambiente existente en las cervecerías en las que son elaboradas, por contacto con el aire, a diferencia de las otras cervezas que fermentan por la acción de la levadura.
Además, existen cervezas cuya fermentación espontánea ocurre luego de la adición de frutas tales como las cerezas o las frambuesas. Estas bebidas que se obtienen llevan los nombres de “Kriek” o “Lambic” y su fermentación puede durar hasta 3 años.
Otro criterio para diferenciar tipos de cerveza son sus ingredientes. Las cervezas más tradicionales están elaboradas con cebada malteada, mientras que existen otros tipos elaborados con trigo, mijo y arroz, los cuales también circulan en el mercado.
En los países de Oriente, como Japón, China y Corea, la cerveza es elaborada con arroz y se la denomina “sake”, “samshu” y “suk”, respectivamente. El “sake” es una bebida originaria de Japón que generalmente se bebe caliente o templada. Muchas veces el “sake” es denominado por los europeos “vino de arroz”, de forma errónea, por su alto contenido alcohólico.

Por otra parte, en África, muchas cervezas son elaboradas a partir del mijo, el sorgo y otras semillas, mientras que en Rusia, el “kvas” se realiza con pan de centeno fermentado. En América Latina, algunas cervezas son elaboradas a base de maíz, como la Tesguino y la Chicha.
También existen cervezas sin gluten, cuyos ingredientes son: agua, trigo sarraceno, sirope de maíz, flor de lúpulo y extracto de lúpulo. Estas cervezas están pensadas para las personas que son alérgicas al gluten, el cual se encuentra en los granos de trigo, cebada y centeno, lo cual les impide beber cerveza tradicional.